8 motivos para comer jamón serrano.

A todos nos encanta comer jamón serrano, ya sea en tostadas, pasta o en cualquier cosa, simplemente porque es delicioso. Sin embargo ¿sabías que puede traer beneficios a tu vida?

¿No? bueno, mira estos 8 motivos.

8 motivos para comer jamón serrano.

#1 Las proteínas asimilables.

El jamón serrano no sólo es delicioso, sino que tiene un alto valor biológico, lo que significa una cantidad muy elevada de aminoácidos esenciales.

Además, cada 100 gramos de jamón proporciona casi 30 gramos de proteínas.

#2 Ayuda en la prevención de la osteoporosis.

El jamón serrano es un alimento que tiene un alto contenido de hierro, lo que lo hace ideal para prevenir la osteoporosis, ya que ayuda a evitar la pérdida de la masa ósea, además de que funciona para las personas que tienen déficit de hierro o para las mujeres que estén en periodo de lactancia.

#3 Es una fuente deliciosa de vitaminas del complejo B.

Como si con lo delicioso que es comer jamón serrano no fuera suficiente, resulta que tiene grandes cantidades de tiamina o B1, riboflavina o B2, niacina o B3 y piridoxina o B6.

#4 Puede combatir la depresión o el estrés.

¿Recuerdas que dijimos que era un alimento alto en vitamina B1? Bueno, resulta que la tiamina es muy eficiente para ayudar a superar o regular el estrés y la depresión.

#5 ¡Tiene minerales!

Contiene hierro, calcio, fósforo, potasio, magnesio y zinc, minerales esenciales en los preadolescentes y deportistas.

#6 Los polifenoles están dentro del jamón serrano.

Por si no sabes que son polifenoles, éstos no son otra cosa que antiinflamatorios a nivel vascular y potentes antioxidantes, comunes en los vegetales.

En el jamón serrano son altos los niveles de polifenoles, que además ayudan a prevenir las enfermedades cardiovasculares.

#7 Casi no tiene hidratos de carbono.

Aunque pienses que el jamón tiene un alto contenido de hidratos de carbono, resulta que son casi inexistentes dentro del serrano, un nivel inferior a 0.5 gramos por cada 100 gramos de jamón.

#8 Controla los niveles de colesterol.

Sí, así como lo lees, el jamón serrano es una fuente bastante alta de ácidos grasos, donde se destaca el ácido oleico, lo que ayuda a mejorar de forma contundente e incluso a controlar el LDL o el popularmente llamado colesterol malo.

Además, la grasa que tiene no es como la mayoría de las personas piensa, sólo contribuye en un 40% de su proporción total, que para un producto como el jamón serrano es bastante bajo.

Y ahora que ya sabes todo esto, te queremos recomendar que pruebes el jamón de Moniberic, que no sólo es de gran calidad y tradición, sino que te aportará todos estos beneficios de los que te hemos hablado.